Artes Teatro EST 55 "Benito Juárez"

Herramienta comunicativa de la comunidad involucrada en la asignatura, de la escuela secundaria técnica 55 "Benito Juárez".

Bienvenidos alumnos, mamás / papás / tutores, artes teatro EST 1

Recuerda que este espacio de extensión académica es tuyo y que tú eres responsable del contenido publicado.

Tu participación responsable es importante, por tal se te solicita que registres tu nombre y grupo al momento de publicar un comentario para facilitar la óptima respuesta, registro o seguimiento acorde a lo que presentes.

¡Bienvenido al espacio virtual de Artes Teatro de la Escuela Secundaria Técnica 55 "Benito Juérez"!

miércoles, 26 de agosto de 2015

Iniciamos ciclo 2015-2016

Saludos Tutores:
Iniciamos el ciclo escolar 2015-2016.
En este blog encontrarás un medio más de comunicación para que podamos acompañar el desarrollo académico de los estudiantes (tus hijas e hijos); por lo que conviene que conozcamos la forma de trabajo y las particularidades de la asignatura.
Por cuestiones de horario hay estudiantes con los que no me he presentado, no obstante con los grupos que ya trabajé tenemos anotados los propósitos de la asignatura, definido el cuaderno que usaremos (NO nuevo), el inicio y el cierre del bloque I, los medios de comunicación (NO OBLIGATORIOS) como este blog, el 'feisbuk', el correo electrónico y, por supuesto e indispensable, el cuaderno de la asignatura.
Ahora comparto mis horarios para que sepas en qué momento, por favor, no me busques para dialogar dado que si te atiendo como es debido dejaré a un grupo sin clase y no queremos eso, verdad. Tengo una hora a la semana destinada para darte la atención que mereces, compartir experiencias y mejorar el logro de los aprendizajes esperados en tu menor.

Hora / día
Lunes
Miércoles
Jueves
Viernes
1º 7
1º B
2º B
2º A

2ª 7:50
1º C
1º B
2º A

3ª 8:40
1º C

Atención a tutores
1º A
4ª 9:30


1º B Tutoría
1º A
5ª 10:40


Compañía de teatro

6ª 11:30


2º B
2º E
7ª 12:20


Compañía de teatro

8ª 13:10


2º E


Recuerda que tenemos el correo electrónico artesteatro104@gmail.com y el f'ace bokk Alma Teatro, para que me encuentres, tengo la foto del muro preciso del mural de la escuela est 55 y la foto de perfil es un dibujo que hizo de mi persona un estudiante del ciclo pasado.

A sus órdenes
Alma Velázquez


jueves, 9 de julio de 2015

GRACIAS!!!

Estimados Tutores (los presentes y los ausentes): GRACIAS

A los presentes, nuevamente reitero la gratitud no por el apoyo a la asignatura y al trabajo en clase, sino por el AMOR y ACOMPAÑAMIENTO que dan a sus menores, pues ello los fortalece y les permite crecer en armonía, construyendo su identidad y sus maneras de relacionarse. GRACIAS

Mañana viernes acabamos con la Muestra Pedagógica de Teatro con el grupo 1ºA a las 7am, bueno, iniciaremos poco después por el proceso de ingreso a la instalaciones posterior al ingreso de los estudiantes.


A los chicos de COMPAÑÍA DE TEATRO: 
GRACIAS!!! ...simplemente SON LO MÁXIMO!!!
Lulú, Aura, Azarías, Diego, Raymundo, Dhalsim, Yatana, Chávez, Hugo, Ricardo, Melanie, Andrea


¿Y los tutores ausentes? Cuando escucho "yo lo dejo solo, todo el día sola para que haga sus cosas..." ¿cómo le digo al tutor que es su responsabilidad darle compañía y LÍMITES definidos al menor?
En el 2º A la problemática es generalizada: tutores que dicen una y mil veces "Ya, apaga tu celular", pero no toman la decisión consecuente a la instrucción que dieron ¿qué aprende el menor? Que no hay límites, que no hay regla y que NO LE IMPORTAN. De todo el grupo, sólo una estudiante entregó hoy su examen corregido.

¿Cómo les explico que son SUS HIJOS y que su abandono nos afecta a todos pues su futuro es cierto: desolación e ira? ¿Con esos elementos a qué creen que se van a dedicar? Ahhh, ojalá y estos días de no escuela los ayuden a acercarse a ellos para que cubran los aspectos cognitivos evidentes en los exámenes como la ortografía y la redacción, elementos mínimos e indispensables para la vida de un estudiante que a esta edad sólo reflejan carencias afectivas, ausencia de límites y abandono.

Alma Velázquez

martes, 28 de abril de 2015

¿Retención de celulares o invitación forzada para dialogar?

Estimados tutores
Saludos:
En diversas ocasiones ha ocurrido que sus menores mantienen sus múltiples actividades virtuales aún cuando la sesión ha iniciado. Consciente de ello, de la generación y sus características tecnológicas, les pido al inicio que guarden todo lo que no es material de mi asignatura y les digo "guárdalo, porque me lo llevo, eh". Al menos una vez al mes alguno osa mantener su comunicación -¿urgente?- afirmando que se mensajean con ustedes, con su mamá, con su papá porque tal o cual situación.
Cuando ocurre el procedimiento es el siguiente -y ello consta en cada grupo- 
1.- Le pido al alumno que entregue su celular apagado y le pido que firme mi libreta de enterado de la fecha de devolución a su tutor. Esto último lo dejo para el final de la clase, es decir que no llegan a escribirlo, en el paso 2 verás por qué.
Así que si te dice que yo se lo quité, por favor, duda. A ningún estudiante le he abierto la mochila para sacar sus pertenencias.
2.- Si es la primera vez que ocurre en un grupo, al término de la clase cuando se acercan a firmar, les devuelvo el equipo con la consigna de que no vuelva a ocurrir.
3.- Si es la segunda vez que ocurre en un grupo hago el procedimiento del paso 1, pero el equipo lo devuelvo hasta la salida de clases o una hora después, aquí tampoco firman la libreta, pero les he devuelto el celular en horas siguientes y de ello pueden dar cuenta los alumnos en esa situación.
4.- Cuando ya es la tercera vez que ocurre en el mismo grupo, confirmo con todos la razón por la que debemos retenerlos hasta que vengan los tutores, pues no paran de mensajear y distraerse de las clases. Aquí si firman la fecha del citatorio y los espero.
Generalmente los tutores acuden el mismo día a la hora de la salida o al día siguiente antes de la hora de entrada, me buscan, les devuelvo primeramente el equipo en cuestión y dialogamos sobre el aprovechamiento del menor. ¿Cierto tutores? 
Me apena la estrategia, pero ¿por qué no acuden cuando ven los cuadernos en blanco y corren inmediatamente cuando les retenemos el celular? Entre el diálogo, la situación es constante: Alumnos cuyo aprovechamiento es nulo, apáticos, desmotivados, sin cuaderno, sin apuntes, en el caso de las damas sin peinarse, maquilladas de cara y/o uñas, con reportes por conducta... entonces me pregunto y trato de analizar con los tutores la situación ¿con quién mensajea tanto? ¿Qué asunto ocupa el tiempo de estudio del menor que no suelta su teléfono ni atiende las clases? ¿Por qué los menores no avisan de la situación completa en que entregaron sus equipos? ¿Por qué llaman así la atención los estudiantes con problemas de aprovechamiento académico? ¿Qué ocurre en casa que los jóvenes carecen de límites y consecuencias puntuales?
Esta y otras reflexiones en relación a la mejora tanto de mi práctica como de la relación con los estudiantes. 
Cuando un tutor manifiesta por escrito, a través de la bitácora o por los medios electrónicos, interés en la comunicación a pesar de la falta de tiempo para presentarse en la escuela a la cita, yo le entrego el equipo al menor sin mayor trámite más que me firmen ahora de recibido del equipo y de enterados de que sus familiares ya establecieron el contacto escrito. ¿Cierto alumnos que han vivido esto?
Bien.
En febrero recogí una cajita negra (sigo sin saber qué es, por eso sólo la describo) con un cable y otra cajita azul con unos audífonos en el grupo 1º B. Las cajitas a la fecha están en mi poder, en resguardo en mi domicilio porque los tutores no se han presentado ¿por qué les mienten los jóvenes? ¿no se han dado cuenta que algo que les compraron ya no lo tienen? ¿ni eso les importa? Disculpen, sólo son preguntas que me hago.
Hoy, martes 28, día en que cumplo con otra actividad académica que me lleva a estar fuera de aula en la EST 55 un tutor fue por un equipo que recogí la semana pasada.
Hoy, hace unos minutos, me atreví a buscar a la persona correspondiente por el 'feis' y enviarle un mensaje oculto (oculto no por el contenido, sino porque no me ha agregado entre sus amigos). A continuación copio el contenido del mismo omitiendo el nombre a fin de mantener el anonimato del estudiante, a fin de cuentas sólo quiero publicar el comunicado para que, si es caso de que los tutores respectivos revisen el presente blog, sepan las circunstancias de lo ocurrido hoy y desde hace una semana.

Estimada alumna Mónica Hernández:
El presente para recordarle que el citatorio con su tutor fue asignado el miércoles 22 del presente para entrevistarnos el viernes 24 a las 7:50, o entre 9:30 y hasta las 12:30hrs. No llegó nadie. El lunes pasado, tampoco. Hoy llegaron cuando yo había salido. Le suplico por favor, informe a sus tutores los medios de comunicación que tenemos (3 de ellos electrónicos) para que concertemos la cita dado que esta semana estoy realizando otras funciones académicas en una sede diferente; por ello ha variado mi horario dentro de la EST 55. Ello me impide atenderlos como es debido. Le recuerdo que la retención de su equipo de comunicación es un pretexto para dialogar sobre su actitud y aprovechamiento -casi nulo- en mi asignatura ¿Cuál fue su calificación en el presente bloque? ¿Lo saben sus tutores o sólo informó de su equipo? ¿Saben las circunstancias del hecho? Agradezco el interés y que se hayan presentado, pero sin cita previa no garantizo atenderlos. A sus órdenes y en espera de su comunicación considerando que mi teléfono móvil no cuenta con servicio de red, quedo atenta a la comunicación dialógica Alma Velázquez PD: Publicaré el presente en el blog a fin de ampliar el medio de comunicación, sólo eliminaré su nombre para mantener su anonimato
Los medios de comunicación referidos son:
-este blog
-el 'feis' Alma Teatro
-el correo electrónico: artesteatro104@gmail.com

martes, 25 de noviembre de 2014

Libro sugerido de la biblioteca por grupo

Estimados tutores:

Como les comenté ayer, hoy inicié con la entrega del primer apunte que presenta de manera general a la asignatura a mi cargo: Artes Teatro y aproveché para indicar las particularidades de lo que será una parte importante de la evaluación de bloque II, pues como podemos deducir, carezco de mayores elementos para asignar una calificación, así que tiene como actividad para realizar con sus hijas e hijos, la lectura de bloque.
¿En qué consiste, qué hay que hacer?

Bien, lo que ellos pegaron / dice en su cuaderno es:
Fomento a la lectura: 2º Bloque.
Fecha de entrega: Primera semana de diciembre de 2014
Actividad: Elaborar a mano un resumen de la lectura asignada de la biblioteca escolar que compruebe la lectura íntegra del texto , así como un comentario del familiar con quien se compartió la lectura a fin de recuperar la experiencia y el compromiso integral del proceso educativo.


Entonces, hay que leer, ELLOS, en voz alta, para ustedes, ellos elaboran el resumen y ustedes les escriben un comentario.
O sea que:
1.- seleccionar el libro de biblioteca escolar de la lista asignada a cada grupo
2.- leerlo en familia (como cada quien entienda y viva este concepto)
3.- los jóvenes hacen el resumen en su cuaderno
4.- los tutores, papás, mamás, tíos, abuelas, abuelos o personas que los acompañen, con quien hayan leído el libro COMPLETO, escribe un comentario del libro y/o de la actividad en el siguiente esquema EN EL CUADERNO y a mano:

Título del libro:
Autor:
Resumen:
Comentario del familiar:
Nombre, firma y fecha del familiar

Ahora sí, los libros por grupo, recuerda que hay que escoger uno de los dos o tres seleccionados para tu grupo:

1º A 
a) Gente rara
b) Cuentos de Horacio Quiroga [sólo leer el cuento "El almohadón de plumas"]
c) Gandhi

1º B
a) Rarámuri
b) El cura Hidalgo y sus amigos
c) Elemental, Watson

1º C 
a) El mágico mundo de los dragones
b) Nelson Mandela
c) Historias de Cronopios y de Famas

2º A
a) El mundo de Ben Lighthart
b) Los manuscritos de la tetera

2º B 
a) Enganchado
b) Historia de un clon

2º E
a) Herbert West, reanimador
b) Horas de vuelo

*en caso de que no encuentren estos libros seleccionados para cada grupo, pues les recomiendo de la biblioteca que lean 3 de los cuentos que están en el libro de Bruno Traven llamado "Canasta de cuentos mexicanos" trae más cuentos, pero con que lean 3 y con ellos hagan la actividad, no importa el grupo, este libro fue escogido como comodín Mismo caso de comodín el libro llamado "Un mundo feliz" para quienes gusten de lecturas más 'grandes'. Un tercer comodín es "Los hermanos negros". Espero que sean libros de su agrado y que la actividad le signifique a las familias.

Gracias y seguimos en contacto.
PD: Cuando tengan una situación que impida la presencia de sus hijas / hijos en mi clase, por amabilidad y atención, les suplico que me informen, así yo genero que no se vean afectados por su evaluación; así mismo agradezco a la chica del 2ºE por su gentileza.

Alma Velázquez


jueves, 1 de agosto de 2013

Ese pequeño punto azul palido - Carl Sagan (Subtitulado y Completo) - Th...

Ahora les paso el video que vimos el día de la pijamada, una mirada sensible de nuestro planeta que no es el centro de la galaxia y que nos deja ver que esta "Vía láctea" tampoco es la única... ¿es un motivo para modificar pensamientos de egoismo? ¿Acaso el desperdicio de los recursos naturales sean el único camino para ser feliz? Cuidado con lo que consumes, en cada producto hay millones de litros de agua desperdiciados... y todos estamos en este pálido punto de luz...

viernes, 26 de julio de 2013

The Meatrix (magyar)

Acá el video que les presentamos en animación. Ciertamente la propuesta está en fijarnos de dónde proviene la carne que consumimos y hacernos preguntas como ¿Cuánto mide nuestro intestino? ¿qué es lo que nuestra especie puede introducir al organismo?
¡Tú decides!, por ello debemos informarnos.
Si esta animación te motiva, consulta "Food Inc" es un documental con la información que te permitirá comprender más esta amable animación

jueves, 25 de abril de 2013

Ofrecí pasar una obra para un hombre y una mujer.


Corazón demediado
Héctor Mendoza

Personajes: Antonio y Julia

Tiempo: Hoy, noche

Escenario: La pequeña antecámara de un cuarto de recuperación en un sanatorio caro. La puerta de la derecha da a un pasillo de entrada; la de la izquierda al cuarto mismo. Un terno [conjunto de 3 de la misma especie), un revistero con revistas, ceniceros, extensión telefónica. Una o dos pequeñas reproducciones anodinas sobre las paredes.

Cuando la puerta de la izquierda está abierta podemos ver parte del pie de una cama reclinable y algún otro mueble para las visitas.
Al comenzar la obra, Antonio está cerrando la puerta de entrada con enorme cuidado. Mira la del cuarto, que está entreabierta. Deja sobre un mueble el impermeable que trae en las manos. Se frota los ojos. Resulta evidente el cansancio emotivo que le han dejado las últimas horas. Vacila entre sentarse o volver a salir a pasillo. Finalmente se dirige al cuarto que está a una media luz de reposo nocturno. A través de la puerta lo vemos aproximarse a la cama y mirar a la persona que ahí yace.
Una pausa.
Vemos moverse el picaporte de la puerta que da al pasillo con cuidado y con el mismo cuidado abrirse la puerta y asomar la cabeza de Julia. Está perfectamente arreglada; pero en sus ojos hay angustia. Desde donde está no puede ver a Antonio, por tanto se anima a entrar. Cierra tras sí la puerta con el mismo cuidado con que la abrió. Trae impermeable y un paraguas goteante. Antonio siente su entrada y se asoma sin salir del cuarto. Se miran. Él oculta una reacción de enfado y vuelve a mirar a quien está en la cama, ganando tiempo.
Julia respira con profundidad para eliminar un poco de la tensión que tiene y busca un rincón donde dejar el paraguas. Comienza a desabotonarse el impermeable. Antonio, tenso, decide salir al encuentro de Julio. Cierra con cuidado la puerta de comunicación con el cuarto.

Julia: ¿Cómo está?
Antonio: (Después de buscarse en los bolsillos encuentra finalmente los cigarrillos y el encendedor) ¿Para que viniste? Te dije que no vinieras.
Julia: ¿Intentaste llamarme?
Antonio: Todavía no; mi suegra se acaba de ir. ¿No la viste?; vino con Esteban.
Julia: No. Si; si los vi; pero ellos a mí no… creo. ¿Habría importado?
Antonio: (Sin ganas de discutir) No sé. (Pausa) Yo qué sé.
Julia: Dolores está bien, entonces. Dame un cigarro. No; no quiero de los tuyos; creo que yo traigo. (Los busca en su bolso de mano) ¿Está bien?
Antonio: Está bien. Va a estar bien. Le hicieron un lavado. Parece ser que mi suegra llegó justo a tiempo.
Julia: ¿Está dormida?
Antonio: Ahora está dormida.
Haciendo tiempo deliberadamente, Julia saca un cigarrillo como si escogiera el que mejor le conviene fumarse en este momento. Antonio la espera con el encendedor en la mano.
Julia: (Se lleva el cigarrillo a la boca; pero antes de encender dice:) ¿Leíste la carta?
Antonio: No.
Julia: ¿Por qué?
Antonio: No sé. Estuve a punto de romperla hace un momento.
Julia: (enciende finalmente) ¿Y qué caso tendría? De todas maneras te vas a enterar del contenido, porque ella te lo va a decir.
Antonio: Si (Pausa) En fin, tal vez sea mejor esperar a que ella me lo diga.
Julia: ¿Y que te tomen desprevenido sus argumentos?
Antonio: (Atormentado, se pasa una mano por el pelo) Yo no creo que en esa carta me dé ningunos argumentos de nada. (Vacila antes de decir lo siguiente) Se limitará a decir que prefiere quitarse de en medio y dejarnos así el campo libre a ti y a mí. ¿Qué otra cosa?
Julia: (Pequeña risa tensa) Si te escuchara, volvería a intentar el suicidio.
Antonio: (Molesto) ¿Por qué?
Julia: ¡Qué ingenuo eres!
Antonio: ¿Por qué?
Julia: El único propósito de Dolores al decidirse por el intento de suicidio fue el de hacerte leer una cata póstuma. Si llega a enterarse que estuviste a punto de romperla sin enterar del contenido, se muere. O te mata a ti. Yo te mataría.
Antonio: ¿Sí?
Julia: (Lo mira) No. Porque en primer lugar yo no soy de las que recurren al intento de suicidio como forma de presión.
Antonio: (Después de mirarla un momento) ¿Por qué estás tan enojada? Si quieres enterarte del contenido de la carta, ahí está, en la bolsa de mi impermeable.
Julia: A mí me da lo mismo. (Un silencio tenso).
Antonio: ¿Estoy entendiendo que piensas que Dolores no intentó quitarse la vida seriamente?
Julia: (Un momento para pensar su respuesta) ¿Tú qué crees?
Antonio: Para serte sincero, a mí no se me había ocurrido esa posibilidad.
Julia: ¡Ay, Antonio, por favor, hay un porcentaje tan grande de intentos de suicidio que no son más que un chantaje! Es una forma desesperada de presión para obtener algo.
Antonio: Pues hay que estar muy desesperado para hacerlo.
Julia: ¿Por el riesgo que se corre?
Antonio: Pues si.
Julia: Si hubieras interrogado debidamente a tu suegra, habrías averiguado que Dolores se aseguró muy bien de su visita esta tarde, antes de  tomas los somníferos.
Antonio: (Después de una pausa) No lo sé; me pareció entender que la visita de mi suegra esta tarde fue casual.
Julia: Pudiera ser, pero no lo creo. (Lo mira un momento) ¿Te estás sintiendo terriblemente culpable?
Antonio: ¿Tú no? (Julia, sin contestar, aparta la mirada) ¿Te habrías alegrado con su muerte?
Julia: (Lo mira) ¿Qué clase de pregunta es ésta, Antonio? ¿Eh?
Antonio: Quisiera saberlo. Nada más.
Julia: (Después de pensarlo) Dolores es mi amiga. Ha sido mi mejor amiga por muchos años. El cariño que nos tenemos; ¡pero eso tú lo sabes perfectamente, ¿qué te estoy diciendo?
Antonio: ¿Y en ningún momento de nuestra relación te has sentido culpable, Julia? ¿Cómo le haces?
Julias: Ahí está tu tema favorito otra vez. ¡Tienes una mente tan mórbida!
Antonio: Eso dices; pero ¿Cómo le haces?
Julia: (Enfadada) No sé. No sé cómo le hago; pero me las arreglo de alguna manera. (Lo mira escrutadoramente un momento) ¿Por qué? ¿Qué es es lo que te dice en la carta?
Antonio: Que no la he leído.
Julia: ¿De veras?
Antonio: Inspecciónala, si quieres. Todavía está cerrada.
Julia: ¿Entonces?
Antonio: ¿Qué? ¿De qué estás hablando?
Julia: (Está a punto de contestar airadamente; pero se reprime. Suspira) ¡Dios mío!
Quedan un momento en silencio, ensimismados. Julia, de pronto resuelta, toma el impermeable que se ha quitado al principio de la obra.
Antonio: ¿Ya te vas?
Julia: Sí. (Pero se queda con el impermeable en las manos,
inmóvil) Antonio. (Se detiene; tiene seca la boca).
Antonio: No te vayas, ven. (Le tiende una mano)
Julia: (Sin atender al gesto de Antonio) Tú no querías que viniera. No debí venir.
Antonio: ven acá. (Julia obedece con cierta renuencia) No hay que pelearnos.
Julia: No.
Antonio: No quería que vinieras para no complicar más las cosas. No hubiera sabido cómo explicar tu presencia a mi suegra y a mi cuñado.
Julia: Soy amiga de Dolores, ¿no?
Antonio: ¿Y quién te dio aviso de lo sucedido?
Julia: Tú. ¿Qué hubiera tenido en particular?
Antonio: Convinimos en no dar aviso a nadie; en mantener el asunto en un secreto absoluto… como es natural.
Julia: Sí, sí; tienes razón; fue muy imprudente de mi parte haber venido. Pero es que pensé que no ibas a llamar… y yo no hubiera podido pegar los ojos en toda la noche.
Antonio: Yo te iba a llamar.
Se abrazan. Se besan
Julia: De pronto me ha entrado un miedo horrible. (Está a punto de decir de perderte, pero se reprime).
Antonio: ¿De qué?
Julia: No sé. Todo esto. ¿Qué vamos a hacer tú y yo ahora? (Antonio guarda silencio) ¿Lo ves?
Antonio: ¿Qué? (Julia no puede retener más tiempo el llanto).
Julia: Antonio, es que… ¡Por Dios, ¿no lo ves?!
Antonio: (Alarmado) ¡Cálmate!
Julia: (Logra finalmente reprimir elllanto) ¿Tienes pañuelo?
Antonio: (Se busca) Creo que que sí. (Lo encuentra; se lo da; Julia se limpia) ¿Qué sucede?
Julia: Va a ser… difícil… que tú y yo sigamos ahora. ¡Muy difícil!
Antonio: (La acaricia) ¿Por qué?
Julia: ¿Cómo por qué? Dolores acaba de dar con la mejor forma de intimidarnos.
Antonio: No. Simplemente habrá que tener más cuidado… en adelante.
Julia: ¿Qué tanto? ¿Vernos con menos frecuencia? (Antonio guarda silencio. Se aparta de ella) ¿Qué piensas decirle a Dolores? ¿Que se olvide de lo que le dijiste? (Espera inútilmente la respuesta de Antonio) ¿Qué lo has pensado mejor y has decidido conservar el matrimonio?.. ¿eh?
Antonio: (Pálido, la enfrenta) Julia, es que… nunca le dije nada a Dolores. Nunca le dije nada. (La mira lastimosamente) ¡No pude..! No sé. (Casi llora de auto desprecio. Separa la mirada. Julia lo mira sin pestañear. Pausa. Antonio vuelve a mirarla) Cada vez que intenté abordar el asunto… ella… me miraba tan segura, tan confiada, que… no puede. No puede reunir el valor necesario para decírselo. (Se pasa las manos por la cara) Por mí no lo sabe. Por mí no supo absolutamente nada. (La mira de frente) Y a ti te mentí; te dije que ya se lo había dicho porque… me daba miedo perderte. (Pequeña pausa) No pareces estar asombrada.
Julia: No.
Antonio: Me desprecias.
Julia: (Débilmente) No.
Antonio: A mí, en este momento, me avergüenza mi propia debilidad.
Julia: No es debilidad. (Antonio la ve interrogativamente) No se lo dijiste, porque no quisiste decírselo.
Antonio: No, no sé a qué te refieres.
Julia: (En un inútil esfuerzo por sofocar la indignación que la va invadiendo) Lo único que no me explico es por qué me mentiste. Para qué. Si en ese momento, ¿cuándo fue?, ¿hace una semana?, me hubieras dicho que todavía amabas a Dolores y que no querías separarte de ella… ¡Por Dios!, ¡esto no habría ocurrido!
Antonio: ¡Baja la voz!
Julia: (Avergonzada) Sí, (Una pausa) En ese momento, yo me habría retirado calladamente. ¿Quién piensas que soy? ¿Crees que no habría comprendido?, ¿Que no lo habría aceptado? ¿Te crees que a mí me gusta andar rompiendo matrimonios? ¡Por Dios..! ¿Qué pensaste?
Antonio: (Después de un momento) Lo único que pensé es que no quería perderte.
Julia: (Indignada) ¡¿Qué no querías..?! (Se reprime) Trata de explicarme eso porque no lo entiendo.
Antonio: No; no lo entiendes. Sabía que no lo entenderías. Por eso mentí.
Julia: ¿Y por qué decides tú por tu cuenta lo que voy a entender y no voy a entender?
Antonio: (Enojándose) ¡Está bien! ¡A ver si lo entiendes! ¡Si yo te hubiera dicho simplemente que no quería separarme de Dolores, tú lo habrías tomado automáticamente como un rechazo a ti, porque…
Julia: ¡Un momento!
Antonio: …dentro de tu cabeza, lo que no es blanco es negro!
Julia: Espérate; dame la oportunidad de tratar de  entenderte. (Se miran con miradas intensas, exaltados, casi amenazantes) ¿Lo que me estás queriendo decir es que lo que a ti te gustaría es que siguiéramos eternamente en la situación en que hemos estado?, ¿manteniendo una relación pública, lícita, con Dolores y otra clandestina conmigo?
Antonio: (Tratando de ocultar su enfado) No.
Julia: (Impaciente) ¿entonces?
Antonio: Pones las cosas de una manera…
Julia: ¿Cómo?
Antonio: Como llamar clandestina la relación que tú y yo hemos tenido.
Julia: (Después de un momento de mirarlo) ¿Cómo la llamarías tú?
Antonio: Una relación maravillosa, por principio de cuentas.
Julia: Pero clandestina.
Antonio: ¿Lo ves?
Julia: ¿Y por qué le vamos a tener ahora miedo a las palabras? Estamos de acuerdo: la nuestra ha sido una relación maravillosa, pero clandestina.
Antonio: Es que la palabra clandestina tiene ciertas implicaciones delictuosas que me molestan y que no considero que sean estrictamente ciertas. Yo preferiría llamar a lo nuestro una relación secreta. Nada más.
Julia: Como quieras. Pero ya no es secreta. Dolores está enterada. Por lo tanto lo único que sigue siendo hasta el momento es clandestina.
Antonio: ¿Cómo sabes que Dolores ya está enterada? (Julia guarda silencio) Estamos partiendo de una mera suposición. No hemos leído la carta.
Julia: (Con voz ronca) Es una suposición lógica, sin embargo.
Antonio: Parece lógica. Parece.
Julia: (Lo mira, esperando que prosiga; pero Antonio está vacilante) ¿Qué hay?
Antonio: Hay algo que no te he dicho.
Julia: ¿Algo más?
Esta noche te estás sacado de la manga una lista interminable de confesiones siniestras.
Antonio: (Ofendido) Bueno, entonces no te digo nada.
Julia: (Después de una pequeña pausa) A ver, anonádame pues; no importa. Lo bueno de estar en un sanatorio es que se recibe atención médica inmediata. ¿Qué es?
Antonio: (Renuente) El reciente viaje de Dolores a los Estados Unidos…
Julia: ¿Qué?
Antonio: (Con evidente dificultad) Fue a hacerse un chequeo… muy completo, muy minucioso… de sus… órganos… reproductores y… le dijeron que es prácticamente imposible que conciba. Que es muy difícil, en todo caso. Le expusieron varias alternativas que… le parecieron a cual más humillantes. Ha estado terriblemente deprimida.
Julia: (después de una pausa larga) Y… ¿por qué no me lo dijiste? ¿Por qué no me dijiste que había ido a Estados Unidos?
Antonio: ¿No resulta obvio?
Julia: No.
Antonio: Si yo te había prometido a ti pedirle el divorcio a Dolores, contarte que ella estaba buscando quedar embarazada y que yo no estaba haciendo nada para impedírselo, iba a parecer a tus ojos un comportamiento por demás engañoso de mi parte.
Julia: (Apabullada) Sí, claro. ¿Y ella? ¿Por qué tampoco Dolores me dijo nada?
Antonio: Porque yo le dije que era mejor que lo mantuviera en secreto. Su madre, por supuesto, si está al tanto y le atribuye el intento de suicidio a… a eso, naturalmente. (Está mirando a otro lado. Pausa)
Julia: ¿Te das cuenta que lo que as estado haciendo conmigo es espantoso, Antonio?
Antonio: Sí. No sé.
Julia: ¡Dios mío, y yo pensé que te conocía! ¡No puedo ni respirar!
Antonio: Perdóname.
Julia: (Ríe con amargura) ¡Así que me has estado mintiendo todo el tiempo. (Muy herida) ¿Por qué?
Antonio: Porque te amaba. Porque te amo. (Está abtido)
Julia: ¡¿A mí?! ¡¿Me amas a Mi?! ¡Tú amas a tu mujer! ¡A mí n! ¡En absoluto!
Antonio no contesta, tiene la mirada baja. Julia lo mira. Mira a otro lugar. Y poco a poco, muy poco a poco, se va calmando
Julia: ¡Dios mío, Antonio, perdóname! No te he dejado explicarte. Me pongo a hablar y no te dejo. Perdóname.
Antonio: (La mira) Está bien; tenías que desahogarte. (Se miran en silencio)
Julia: ¿No dices nada?
Antonio: Estoy ordenando las cosas. Tú te sientes engañada por mí, pero te sientes engañada más allá de las palabras. Te sientes traicionada como… como si estuvieras descubriendo que nunca te he querido. Quiero decir que, mentalmente, estás comenzando a manejar la idea de que te he estado utilizando sexualmente, sin haber sentido por ti el menor tipo de afecto.
Julia: No; no es eso precisamente.
Antonio: (Tranquilo, pero autoritario) ¿Me vas a dejar hablar?
Julia: (Avergonzada) Sí.
Antonio: (Una pequeña pausa) Interrumpiste porque mi suposición te parece exagerada, extrema; pero básicamente cierta ¿no? (Sin dejarla contestar, sigue) Déjame decirte sin embargo, Julia, que aunque no puedo negar que siento por ti una enorme, inagotable atracción física, tú sabes, porque lo sabes muy bien, en cuántos sentidos más me eres indispensable. Sabes que mi amor por ti es un sentimiento total no por todas la veces que te lo he dicho, sino porque lo sabes. Porque mi amor está ahí como algo evidente, palpable, de lo que no te puede caber la menor duda. ¿O sí?
Julia: (Cabizbaja) No.
Antonio: (Suave, ahora) ¿Por qué re revuelves de esa manera, entonces?
Julia: (Lo mira) Porque no te entiendo.
Antonio: No entiendes ¿qué? ¿Que te haya ocultado las expectativas maternales de Dolores?
Julia:
Que hubieras alimentado esas expectativas, cuando tú y yo hablamos de…
Antonio: En resumidas cuentas, que te hubiera dicho que sí, que estaba dispuesto a pedirle el divorcio a Dolores cuando, en realidad no quería hacerlo.
Julia: Si te parece que el problema está mejor planteado en esa forma…
Antonio: Estamos pues de acuerdo en que el amor que tengo no es lo que está a discusión…
Julia: (Sobresaltada) Un momento…
Antonio: (Sin dejarse interrumpir) …sino el que siento o no siento por Dolores. (Ante el silencio estupefacto de Julia) ¿No es así?
Julia: (Aterrada) ¿Qué es lo que… sientes por Dolores?
Antonio: Lo mismo que tú.
Julia: (Inicia una protesta violenta) ¡Ah, no!
Antonio: (Atajándola) Hace un momento te pregunté si te habrías alegrado con su muerte y te ofendiste ante la duda. Dolores es mi mejor amiga, el cariño que nos hemos tenido, me dijiste.
Julia: No veo la relación.
Antonio: Pues conmigo pasa exactamente lo mismo. Dolores es una muchacha cálida, sincera, sin dobleces, verdaderamente encantadora, una amiga inapreciable. Por eso congenias tan extraordinariamente con ella. La conoces mejor que yo, de más tiempo, sabes que es cierto lo que digo de ella. Claro que tiene sus defectos, ¿quién no? Pero básicamente ambos la queremos porque es una muchacha excelente.
Julia: (Irónica) ¿La quieres, pues, como una amiga?
Antonio: Esa ironía, Julia, es indigna de ti.
Julia: No; no lo es. Yo soy una mujer enamorada de un hombre, de un solo hombre. Quisiera ser amada en la misma forma. Yo, Antonio, creo en la exclusividad del amor. Lo que tú estás diciendo es… me parece una mentira muy grande. Y tú sabes que lo es.
Antonio: (Abatido) ¿Lo sé?
Julia: (Explotando) ¡No se puede amar a dos gentes de la misma manera al mismo tiempo! (Corrige su volumen) ¡Eso es imposible!
Antonio: No de la misma manera. ¿Quién dice de la misma manera?
Julia: ¡Ay, bueno! No, claro; no exactamente. Eso, además de una monstruosidad, resultaría imposible, ¡gracias a Dios! ¡Pero tú me estás dando a entender que nos amas a las dos como tus mujeres, tus compañeras! Antonio, a mi eso me da un horror espantoso. Yo no quiero ser la segunda, ni la primera tampoco. ¡Quiero ser la única! ¡¿Te crees tú que se puede tener amores de repuesto, o qué?!
Antonio: (Calmado) ¿Entonces no quieres que vea a nadie más, que no me relacione con nadie que no seas tú? ¡Qué pretensión tan extraordinaria!
Julia: No he dicho eso para nada.
Antonio: Eso es exactamente lo que acabas de decir. Dices que quieres ser la única. Nadie, nunca, somos los únicos en el mundo. Sólo pretendemos ser los únicos en nuestra categoría, no los únicos absolutos.
Julia: (Después de una pausa rabiosa) ¿Dolores y yo pertenecemos a categorías distintas en tu amor?
Antonio: Y dentro de cada una, cada una es la única.
Julia: ¡Eso es ridículo!
Antonio: No sé qué tan ridículo sea, pero lo cierto es que ahí está, eso es lo que honestamente siento.
Julia: Eso no puede ser. Ninguna mujer, Antonio ninguna estará dispuesta a aceptar una cosa así. Dolores, ahora que ya lo sabe, tampoco lo acepta. Lo que acaba de hacer es la prueba.
Antonio: Insistes en que lo sabe.
Julia: (Después de una pequeña pausa, decidida) Yo se lo dije. (Pausa)
Antonio: ¿Cuándo?
Julia: Esta mañana.
Antonio: (Abatido) A, ¿sí?
Julia: (Digna) Era mi deber de amiga. No seguirla engañando, quiero decir. Porque aunque me dijiste que ya se lo habías dicho, nunca te lo creí.
Antonio: ¿Cómo lo tomó?
Julia: Abrió unos ojos muy grandes y se puso a llorar. Luego me pidió que me fuera de su casa. Yo por supuesto, ni me ofendí; la entendí perfectamente. ¡Pero me sentía tan mal! Y después no tanto, porque pensé que al menos la situación se había aclarado y eso en sí era bastante bueno. Cuando me dijiste por teléfono que había intentado suicidarse, volví a sentirme mal y ya no puede decirte lo de la entrevista que tuve con ella (Pausa) No te voy a decir que no me sienta culpable ahora; pero de  todas maneras me sigo alegrando de habérselo dicho. Ese es un peso que se me quitó de encima (De pronto temerosa) ¿Crees que soy una egoísta?
Antonio: Sí.
Julia: ¡Ay, bueno, no me importa! ¡Yo que iba a saber lo de su esterilidad! Luego le pido perdón. (Pausa) ¿Qué piensas hacer?
Antonio: ¿De qué?
Julia: ¡Antonio, tienes que decidirte por una de las dos!
Antonio: ¿Crees que, aunque me decidiera por tu, podría reunir el valor suficiente para abandonar a Dolores ahora? ¿Eh?
Julia: Si de veras te decidieras por mí, sí. (Antonio la mira interrogante) Porque si te decidieras por mi y aun entonces te quedaras con Dolores, sería un error gravísimo para los tres.
Antonio: ¿Ah, sí?
Julia: ¿Qué no ves que te estarías quedando con ella sólo por compasión?
Antonio: No puedo negarte que la compasión exista, pero no es sólo eso.
Julia: (Sufriendo) Hay amor.
Antonio: Sí.
Julia: (Después de mirarlo largamente, luchando con las lágrimas) Entonces la que se va soy yo, Antonio. ¡Lo siento mucho! (Está tomando de nuevo el impermeable)
Antonio: (Con voz ahogada) Me estás rompiendo el alma.
Julia: (Lo mira, rabiosa, entre sus lágrimas) ¡Antonio, no veo cómo pueda encajar yo en un cuadro tan armoniosamente conyugal… y tan desprovisto de niños! ¡Ay, no, persóname, se me salió! ¡Qué mala empiezo a volverme!
Antonio: Te estás volviendo mala porque sabes que no se debe romper una relación tan extraordinaria como la nuestra. ¿Vas a preferir conseguirte un marido para ti sola, aunque no se quieran ni la mitad de lo que nos queremos tú y yo? Julia, tú eres una muchacha inteligente.
Julia: (Llorando) ¡No te voy a escuchar! ¡Ya no quiero escuchar una palabra más!

Julia toma su paraguas y sale rápidamente, mientras Antonio le grita.

Antonio: ¡Eres una tonta? ¡Una estúpida! (La sigue hasta el pasillo) ¡Te hablo por teléfono!

No hay respuesta y a poco vuelve a entrar Antonio terriblemente abatido. Mira por unos segundos la puerta cerrada del cuarto. Luego mira su impermeable; va a él y busca en las bolsas, saca un sobre, lo ve a contraluz y saca un pliego doblado. Extrañado lo huele de cerca y se asombra al encontrarlo perfumado. Un momento más de vacilación. Finalmente se saca el encendedor de la bolsa y le prende fuego sin leerlo. Lo deja sobre un cenicero y lo ve arder. Con el ceño fruncido, se dirige a la puerta cerrada del cuarto y entra.

Telón